La vanguardia es así

29 noviembre, 2016

Las tardes de la infancia bajo el sol mendocino eran interminables. Sergio y Nicolás jugaban en San Rafael y en San Martin respectivamente. No se conocían, pero su destino estaba marcado por el vino.

Por tradición, convicción, cercanía o azar .

Sus recuerdos los encuentran caminando sobre los tanques, cosechando, sintiendo en la piel el sol de la vendimia, mientras algunos buscadores descubrían un vino diferente a todos los registros existentes hasta el momento y gritaban Eureka!.

Corría el año 2000, finalmente el Y2K no logró hacer rebelar a todas las computadoras y el mundo no explotó.

Por diferentes wines, ambos muchachos, han ido creciendo. En etapas de juventud las ráfagas del mundo vino les pegaba de lleno contra la jeta. A veces la ola que tocaba surfear dependía de las mareas de la coyuntura del país, sin embargo, siempre se pudo tener ambos pies apoyados en algo firme.

El camino estaba escrito. El vino es el arquitecto muchas veces de tantas cosas que no tienen explicación que aunque intentemos buscarlas no las encontraremos.

Sergio y Nicolás decidieron estudiar y ser enólogos, en sus sueños individuales, en fragmentos de su imaginación, en charlas con la gente que quieren, en pequeños recreos mentales donde el deseo maneja todas las llaves de lo posible y lo imposible ambos partieron de Mendoza hacia Neuquén en diferentes tiempos, cada cual en su aventura a ese nuevo territorio vitivinícola de San Patricio Del Chañar que iba tomando impulso a velocidades siderales.

Las historias lejos de tu casa tienen otro filtro, sobre todo cuando llegas a un sitio del cual no junas a nadie, todo te parece nuevo, desde como habla la gente hasta la geografía. Cambia el agua, el árbol, los factores climáticos, la radio, las costumbres.

Cambia todo.

En el medio periplos, distancias, idas y vueltas, un terruño diferente, una uva distinta, la sombra colosal de Mendoza acechando, un clima que demostraba que la amplitud térmica no es solo una característica de determinadas regiones sino que el sur comenzaba a develar ciertas señales de búsqueda y convencimiento.

Inexorablemente Sergio y Nicolás se conocieron, el primero como enólogo de Bodega NQN y el otro como enólogo de Bodega Patritti. Seguramente en algún rejunte de colegas, luego de que el viento patagónico los amontonó y comenzaron a unir las cosas en común. Vaya si tienen cablecitos del mismo color para empalmar.

Podríamos decir que el 90% de los enólogos del alto valle de Rio Negro y Neuquén son mendocinos, podríamos decir también que antes de venirse para el sur, muchos no se conocían entre si.

La maquina del tiempo nos lleva desde el sol que agrietaba la tierra de San Rafael y calentaba el asfalto de San Martin hasta un patiecito de Cipolletti donde nos devoramos unas entrañas inolvidables y charlamos sobre las vueltas de la vida y donde no dejamos de sorprendernos por la dinámica de las circunstancias y la velocidad del pedo de lo que dura todo.

En la vida pasan cosas increíbles, impulsadas por un montón de factores entre los cuales está el trabajo y la libertad. Y no es extraño que ambos trabajadores del vino terminen compartiendo una anécdota reciente.

Sergio Pomar acaba de ganar el 1er puesto en el 3er certamen #winmakersub40 en Mendoza , algo así como una gran convención de l@s mejores enólog@s del país menores de 40 pirulos y Nicolás Navío el 4to puesto. Ambos con un Malbec de sus respectivas bodegas neuquinas. En una cata a ciegas donde participaron pesos pesados como Marcos Fernández, Matías Ricitelli, Juan Pablo Michelini, Santiago Mayorga y Sebastián Zuccardi .

Si con Malbec, neuquino, en Mendoza.

Nadie es profeta, ni en su tierra, ni en ninguna.

El vino te lo recuerda todos los días.

La tierra habla, y la madera de lo que estamos hechos cruje o duerme el sueño de la eterna duda. Por eso la vida es bella. Porque no sabes lo que depara.

Salú, a los vanguardistas y a los tradicionales, a los old school y a los nuevos pero sobre todo a la sangre joven que diseña el vino del futuro.

 

Nico Visne

 

Vinos:

Sergio Pomar, Malma, reserva de Familia, 2014, Malbec.

Nicolás Navío, Bodega Patritti, Primogénito 2014, Malbec.

Twitter Facebook Google+

One thought on “La vanguardia es así

  1. ORGULLOSA DE SER MENDOCINA COMO UDS, IMAGINO QUE UN PEDAZO DE NUESTRA TIERRA ESTA EN CADA UNA DE SUS CREACIONES. TE FELICITO NICO POR TU 4° PUESTO..!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*