Cerveza mata galán

29 julio, 2016

Hace 15 años en la zona el único registro que teníamos de lo que era una cerveza artesanal llegaba, o por el lado de los amigos que se aventuraban muy rústicamente a elaborar birra, o por algún botellín de la cervecería El Bolsón que llegaba a nuestras manos y que tenía varios raros estilos, recuerdo una con ají picante. Para muchos fue la referencia más fuerte de esa época.

Siempre la cerveza industrial manejó los hilos del consumo, quienes se comenzaban a desenamorar de ese monopolio cervecero buscaban en otras bebidas o agachaban la cabeza y seguían de largo .

Los menos, los pocos, se acercaban a esas formulas de cerveza agria, sin gas, en botellas de dudosa procedencia. El término artesanal seducía y uno a veces aceptaba estar tomando una cerveza para nada rica pero elaborada por gente que estaba ahí frente a vos, sin ninguna ambición, esperando tu veredicto amistoso de alguna forma.

En esos momentos había un espíritu de búsqueda y reivindicación a la cerveza y todo era mancomunado y solidario, como fundar un club de barrio o construir algo con las propias manos y entre varios.

Los tiempos cambiaron y así como cambia la comida, la música, los gobiernos y las modas, también cambió la cerveza que se tomaba.

La industria comenzó a mirar con ojos de preocupación el avance de la cerveza artesanal. Llegaron a crear etiquetas reivindicando el lúpulo del sur para darle pelea.

La ecuación que llevó a que la artesanal gane más adeptos en el mercado es sencilla. Una cerveza industrial de baja calidad a un precio elevado (lo que estaba sucediendo) y una apertura en el acceso a la materia prima, los insumos y el conocimiento de los futuros maestros cerveceros o Brewmaster (lo que comenzó a suceder)

La cerveza artesanal empezó a encontrar su rumbo y a perfeccionarse muy de a poco. El estilo IPA, de las más amargas del mercado, fue una de las cervezas más consumida de los últimos tiempos. Y entrar a la cerveza artesanal por una IPA es como entrar al mundo del tabaco con algún negro francés o algún Particular 30.

Quienes fueron pioneros en la zona y le pusieron el pecho a un terreno que comenzaba a prepararse fue OWE. A ellos le debemos de alguna manera que la autopista para llegar a tomar buenas cervezas, no sea pasando antes por tomar malas, por lo menos para las nuevas camadas que se acercan a esta bebida y ya tienen la mitad del camino andado.

La otra mitad del camino está raro y confuso.

A la cerveza artesanal la va a matar el precio de los bares y de las cervecerias. No hoy, ni tampoco mañana, pero va contra el espíritu de lo artesanal de la cerveza, y no me refiero a la parte hippie de la palabra, sino a la técnica milenaria de fermentación de lo que sea. En este caso cerveza.

En la actualidad en Neuquén y aledaños hay más de 20 bares donde uno va a tomar una cerveza tirada. Para mi es el estado ideal de la cerveza. No soy muy amigo de los botellones, lo lamento en el alma. La cerveza pierde calidad porque está en contacto con más oxigeno. Corta, se oxida. Mientras menos manipulada sea la cerveza y/o su trayecto hacia cada uno de nosotros, mejor.

Hace mucho que no veo a nadie comprando un cajón de cervezas en el súper, pero todos los fines de semana veo mucha gente con los botellones (growler) yendo a los puntos de recarga o haciendo cola en la cervecería o juntando guita y alquilando una chopera.

Está clarísimo que esto es un paradigma de época y por eso hay que cuidar el momento.

Para los productores de cerveza elaborar un litro tiene de costo entre 15 y 30 pesos como caro y dependiendo del estilo (insumos, servicios, etc).

Hay gente que trabaja sola y hace todo y hay fábricas con personal numeroso.
Quienes tiene personal justifican el valor del litro con el que cotizan su cerveza. Cargas sociales, vacaciones, seguros, horas extras, transporte.

Lo que es una realidad es que cuando tenés más volumen de producción, el costo de tu litro de cerveza te significa menos que a un productor de menor volumen.

Actualmente existen fábricas que están arriba de los 40 mil litros mensuales y otras que figuran con 600 por ejemplo.

Se sabe que nadie estudió académicamente para esto, hacer cerveza en la mayoría de los casos comienza como hobby. No estoy subestimando pero en comparación con otros productos que nacen de la fermentación, la cerveza es uno de los más logrables en la ecuación tiempo y costos.

En la provincia hay más de 40 cervecerías (elaboradores de cerveza) habilitadas y no, compitiendo en el mercado. El abanico amateur es innumerable, hasta mi viejo hace cerveza para consumo personal. Va en marcado ascenso y está clarísimo.

Pero no está bien que un bar cobre una pinta de cerveza (casi medio litro) a noventa pesos, ni a ochenta, ni a setenta.

Porque ese no es el espíritu. Porque el contexto esta raro y la cerveza artesanal se ha destacado no por su ambición sino por su filosofía.

Cada cervecero sabrá defender su producto frente a la cotización que hacen los bares para la venta al publico que es hasta 5 veces más del valor con el que lo compran.

Muchas veces la propuesta gastronómica que acompaña a esa pinta de cerveza no está a la altura del precio que se cobra por todo. Las papas congeladas de paquete ya fueron. El maní para la cerveza, también. Con el precio de una salida a cenar a una cervecería podés comer muy bien en un restaurante tradicional de la ciudad.

Actualmente la mayoría de los cerveceros consultados concuerdan que el estilo más vendido es Pilsen.

El litro de cerveza promedio los fabricantes se lo venden a los bares en 40 pesos.

Luego algunos bares llegan a vender el litro a 180 pesos. Hay cervecerías que producen por mes lo que otras producen en un año.

Las capacitaciones ofrecidas por diferentes instituciones para elaborar cerveza en la provincia saturan de gente.

Se están abriendo en simultáneo más de 10 puntos de expendio de cerveza en estos momentos en Neuquén y ciudades aledañas.

Para que la cerveza artesanal, que es una de las bebidas más nobles que conozco, permanezca, se debe protegerla y difundirla con ciertos principios. Los elevados costos en el precio que muchos bares utilizan para vender cerveza logrará que la gente se vuelque a la opción industrial, que nunca desaprovecha el contexto, ni los baches del mercado.

Muchos productores de cerveza reniegan del precio que los bares le ponen a sus productos. En otras regiones los cerveceros se agrupan y desarrollan un estatuto de principios frente a la comercialización leal de sus productos.

Ojalá se pueda hacer algo. La calidad de las cervezas de esta zona es increíble y no es producto de los bares.

Hasta la próxima

@nicovisne

foto: gentileza web y nicovisne

Twitter Facebook Google+

One thought on “Cerveza mata galán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*